El espíritu del siglo XX Buno Guyana Moledo Kane

Antonio Gagliano (Córdoba, Argentina, 1982). Artista visual establecido en Barcelona.

Sus exposiciones colectivas incluyen Anarchivo SIDA (Tabakalera, San Sebastián, 2016), Nonument (MACBA, 2014), Desplazamientos (Premio arteBA-Petrobras, Buenos Aires, 2013) y Esto no es una exposición, tampoco (Fabra i Coats, Barcelona, 2012), entre otras. Sus dibujos fueron publicados en revistas como KulturSpiegel, Paesaggio, El estado mental o Cultura/s, y en libros como Pornotopía, arquitectura y sexualidad en "Playboy" durante la guerra fría (Beatriz Preciado, Anagrama, 2010). Expuso individualmente en la Fundació Joan Miró (Buno, 2014) poco antes de lanzar su primer libro, El espíritu del siglo XX, publicado por ediciones Álbum.

Contacto, gaglianoantonio@gmail.com


Descargar résumé

PUBLICACIONES

Web diseñada por Hijos de Martín, programada por Carlos Carbonell.

Vista general. Biblioteca Espaliú, Arteleku (2013), Koldo Mitxelena (2013), Espazo Normal (2015), Tabakalera (2016)

El origen de este libro se sitúa en un paisaje anegado, en el que sobresale la biblioteca de un artista (Pepe Espaliú, 1955-1993) depositada en una institución pública (Arteleku, Donostia-San Sebastián) sometida a una serie de desbordamientos físicos e ideológicos, incluido el de un río próximo obstinado en rebasar sus límites e inundar la memoria del lugar. Sumergidas en el corazón de esta escena hay dos cajas abarrotadas de folios manuscritos y materiales impresos, semejantes a los “papeles de color sepia de imágenes acuáticas inquietantes” y “charcos de orín” convocados por Valentín Roma en su texto para esta publicación. La constelación de documentos se encontraba a mediados de los noventa entre las páginas de los libros que conforman la biblioteca personal de Espaliú, donada a Arteleku por el artista poco antes de fallecer, y fue extraída del interior de los volúmenes durante su conversión atropellada de cuerpo privado a patrimonio público. El protagonista de nuestra historia no es, en cualquier caso, ni el artista, ni la institución, ni la biblioteca y sus márgenes, sino el siglo XX, un fantasma monumental cuya sombra alargada ha terminado atravesando toda la narración. Los 106 dibujos que relatan El espíritu del siglo XX (2014) son copias realizadas a partir de una selección de ese fondo de documentos naufragados, y han sido posteriormente organizados en torno a varias preguntas latentes sobre los límites de la autoría, los puntos de confluencia entre los fenómenos virales en los campos de la enfermedad y la cultura, o el supuesto agotamiento del archivo. No obstante, antes que someterlos a un bloqueo de otra naturaleza, desplegamos la copia artesanal y mimética como una técnica jurídica capaz de acelerar su circulación. Se trata aquí de liberar una galaxia impresa: rebasar el balbuceo que fiscaliza la vida múltiple de la memoria, sus infinitas bifurcaciones, su libre distribución.

Texto de Aimar Arriola y Antonio Gagliano

106 dibujos. Medidas Variables.

Los mitos de origen tienen por función contar el mundo. Los hechos históricos, en cambio, prácticamente desaparecerían de nuestra conciencia si no fuera por su inserción en tramas narrativas que los dotan de sentido. Johannes Buno se convirtió a finales del siglo XVII en uno de los últimos artífices del ars memoriae con la invención de un método genuino para recordar con facilidad. Éste se basaba en la construcción de imágenes mnemotécnicas que consistían en diagramas en los que una serie de hechos históricos se distribuían de forma estratégica para acabar dando lugar a figuras alegóricas. De este modo, Buno presentaba el siglo V como un dragón alado, en el que se ordenaban una serie de sucesos en las partes de su cuerpo, o daba al siglo VI la forma de un oso extraño.

Buno (2014) parte de la consideración de que la montaña de Montjuïc puede ser también uno de estos animales monstruosos. Esta antigua cantera se ha convertido a lo largo del siglo XX en una formación, no solo histórica, sino también historiográfica, que encuentra su punto de origen en las infraestructuras que se construyeron allí con motivo de la Exposición Internacional de Barcelona en 1929. En el sótano de la exposición que tuvo lugar entonces en el Palacio Nacional, un diorama de la cueva de Altamira proporcionaba al Estado español un pasado mítico. Curiosamente, este elemento también se ha convertido en la primera piedra del “centro de acumulación de inteligencia” en el que, en palabras de Antonio Gagliano, se ha transformado toda la montaña con el paso de los años.

Buno es un viaje por las redes de la historia, un viaje en el que los hechos recuperan la posibilidad de fluir a contrapelo de las narrativas. A su vez, los hechos son forzados a dar un giro para que sean estos mismos, ahora, los que iluminen las circunstancias en las que se producen los mitos que necesitamos para la comprensión de la historia.

Texto de Oriol Fontdevila

Vista general de la exposición,

Fundació Miro, 2014

Descarga versión digital ()

43 dibujos impresos en Giclée / Hahnemühle sobre Dibond

(20 de 60x40 cm; 23 de 50x 35 cm)

Vista general. Fabra i Coats, 2012 (Performer: Montse Vellvehí),

ArteBA-Petrobras, 2013 (Performer: Elisa Gagliano)

Mediante una lectura dramatizada de registro sensacionalista, comienzan a esbozarse poco a poco un conjunto de argumentos sobre las diversas formas de organización social y la manera en que operan los fenómenos masivos de contagio al interior de las comunidades. El punto de partida es la masacre de Jonestown ocurrida en 1978 en Guyana, suceso catalogado como el mayor suicidio colectivo de la historia moderna. A partir de este episodio es reconstruida la trayectoria de diversos artefactos culturales, siguiendo sus ramificaciones, rotaciones, curvas y pliegues. La presentación insiste en la destreza de la escritura y la oralidad para fabricar imágenes mentales capaces de cohesionar o destruir una comunidad.

(...) "Gagliano hila pequeñas historias que contienen un complejo trasfondo histórico y mediático mediante un proceso de investigación asociativa. El relato de estas semejanzas de familia se ofrece al público mediante un fanzine de distribución gratuita y una conferencia que es activada en varios momentos de la exposición por una actriz que comenta las imágenes en vivo". 

Fragmento de Cuauhtémoc Medina

Descarga versión digital ()

10 dibujos, 12 documentos.

Medidas variables.

Inauguración. Leonor SS

tocando "Te he pegado una infección".

Más de mil años (993-2012) en la historia de Mollet del Vallès son reconstruidos con la colaboración de una serie de instituciones y agentes locales dedicados a la gestión de la memoria y el patrimonio. Así, son involucrados el archivo municipal, el museo de arte de la ciudad, el centro de estudios Molletanos y La bombeta -un centro social autogestionado- articulando una suerte de “historiografía colaborativa” en donde las narraciones se multiplican y van colapsando entre sí. A medida que la investigación avanza, el timeline comienza a ramificarse y enrarecerse, perdiendo las coordenadas iniciales de identidad y territorio características de cualquier mapa. Entonces comienzan a enlazarse a esta historia local trozos de información remota: desde los viajes de Marco Polo o el nacimiento del rey Juan Carlos I, a la aparición del primer emoticon en internet.

Timeline colaborativo (1500 x 220 cm), 

Museo Abelló, 2012

Descarga versión digital ()

Kane (2010) es un relato sobre el nacimiento y la circulación de las imágenes. Articulada como una presentación powerpoint, la pieza trocea y cristaliza mediante pequeñas cápsulas de texto un momento preciso en la biografía de seis personajes, todos presentes en el irregular diagrama de la cultura popular. Los casos descubren paulatinamente unas semejanzas formales que los organizan y, al mismo tiempo, sugieren un eje conductor: la posibilidad de un ejercicio radical de autoinvención y propaganda.

ReproducirPausa